Tecnología

Vehículos autónomos

A estas alturas nadie puede decir que los vehículos sin conductor siguen siendo cosa de ciencia ficción. Vamos a profundizar un poco más en el tema para conocer como avanza esta tecnología.

MOTOR
884
Por Jose Luis Gonzalez en Tecnología
el  24  de  marzo  2016

Desde hace tiempo las películas futuristas de ciencia ficción incluyen de manera habitual vehículos que se conducen solos o que equipan tanta tecnología que el conductor pasa a un segundo plano (claro ejemplo sería el coche fantástico, donde para muchos Kitt era el verdadero protagonista y no David Hasselhoff). El caso es que esta tecnología cada vez avanza más deprisa y parece que el día en que cambiemos nuestro coche por uno que no nos necesite como conductor está cada vez más cerca. Vamos a ver qué es exactamente lo que nos depara el futuro de la automoción respecto a los vehículos autonómos.


¿QUE ES Y COMO FUNCIONA UN VEHICULO AUTONOMO?

Imagen

Un vehiculo autónomo es aquél que puede imitar la capacidad humana de conducción de un vehículo. De la misma manera que lo hacemos los humanos, un vehículo autónomo sería capaz de percibir lo que le rodea y tomar decisiones en función de la información que capta del entorno, incluso anticiparse a situaciones de riesgo como hacemos (o deberiamos hacer) los humanos.

Para poder percibir nuestro entorno, los humanos nos servimos de nuestros sentidos (principalmente la vista y el oido), y de la misma manera lo hacen los vehículos autónomos ya que están equipados con múltiples sistemas que les permiten identificar el entorno y de esta manera pueden reconocer cuál es la ruta más apropiada, evitar
obstáculos en la vía y obtener información adicional a partir de la señalización de la vía. Estamos hablando de sistemas mediante láser, radar, lidar (se emplea para que el ordenador capture el entorno del coche y pueda interpretar lo que tiene a su alrededor), GPS (imprescindible para poder detectar la ruta a seguir) y sistemas de cámaras para poder generar una visión computarizada.

Algunos de estos sistemas ya están disponibles en muchos de los coches actualmente en circulación aunque de momento están diseñados para ofrecer sólo una ayuda a la conducción. Por ejemplo la detección de cambio de carril, el sistema de detección de señales viales, los sistemas de radar para evitar los ángulos muertos de los
retrovisores o advertir al conductor si la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que le precede o la tecnología de frenada autónoma de emergencia para evitar atropellos o coliciones por alcance.


VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS VEHICULOS AUTONOMOS


Como con todas las cosas, siempre hay un lado bueno y otro que no lo es tanto. Y el tema de los vehículos no iba a ser una excepción. Como principales ventajas, podríamos destacar la precisión con la que estos vehículos circularían ya que al ser controlados por potentes ordenadores y con todos los sensores que disponen, son capaces de tener en cuenta todo tipo de consideraciones, por lo que prácticamente se eliminarían los accidentes provocados por el factor humano. También serían una gran ayuda para personas con discapacidades o incluso invidentes, de manera que ampliarían notablemente su autonomía. Por supuesto, también nos olvidaríamos de sufrir tantos atascos ya que éstos son causados por la poca coordinación que existe en situaciones de alta densidad de tráfico y como los vehículos autónomos serían capaces de comunicarse entre sí, se coordinarían entre ellos de forma que el tráfico fuese mucho más fluido. No nos olvidemos tampoco de lo insufrible que puede llegar a ser estacionar en las grandes ciudades. Con los coches autónomos este problema quedaría solventado ya que sería el propio vehículo el que se encargaría de buscar el sitio adecuado para estacionarse, o incluso podría
permanecer circulando si simplemente vamos a hacer una parada rápida.

En cuanto a las desventajas, rápidamente se deduce que toda la tecnología e innovación de estos vehículos tiene un precio, y no será precisamente barato (aunque como toda la tecnología, sólo es cuestión de tiempo que se abaraten a medida que se vayan haciendo disponibles para el público). Como también hemos comentado, el funcionamiento de estos vehículos se basa en la inteligencia artificial del ordenador que equipan. El software que define las acciones que debe realizar el vehículo podría dejar de funcionar o quedarse "colgado", con el potencial riesgo de causar graves accidentes (aunque el sistema también debería estar preparado para estas situaciones).
Por otro lado, estos vehículos necesitan de un sistema de geoposicionamiento, con lo cual existe el riesgo de que un tercero pueda acceder a esa información y saber en todo momento la ubicación exacta de los ocupantes del vehículo.


¿REALMENTE SON MÁS SEGUROS QUE UN VEHICULO CONVENCIONAL?


Actualmente, en torno al 90% de los accidentes de tráfico están causados por el factor humano. Los vehículos autónomos están ideados precisamente para eliminar completamente los accidentes debidos a distracciones, velocidad excesiva, imprudencias del conductor, etc. De esta manera, se salvarían miles de vidas todos los años (eliminando el factor humano, el 10% restante de los accidentes estarían provocados por las condiciones de la vía o el vehículo).

Sin embargo, el mayor reto al que se enfrentan los vehículos autónomos para garantizar la seguridad de sus ocupantes, es que sigue habiendo vehículos conducidos por humanos. Y es que si nos fijamos en la flota de vehículos autónomos de Google, el 99.9% de los accidentes en que se han visto involucrados ha sido por culpa de un conductor humano. Sin embargo, hace unos días, Google admitió que en uno de los accidentes en que un Lexus Rx450h autónomo, hubo un fallo de software que no pudo evitar la colisión lateral contra un autobús urbano. El caso es que el software del vehículo creyó que el autobús que iba detrás le cedería el paso para girar a la derecha y finalmente chocó (aunque a poca velocidad) contra el lateral del autobús.

Cabe pensar que quizá el error del software de Google es que confía en la prudencia del resto de personas que conducen a su alrededor. Porque estos vehículos no dejan de ser robots, y como tales, ejecutan las acciones para las que han sido programados de forma perfecta. Tanto es así, que para algunos puede llegar a ser desquiciante convivir con vehículos que ejecutan todas sus maniobras cumpliendo todos y cada uno de los puntos del código de circulación. No hay ambigüedad en la toma de decisiones cuando hablamos de una máquina. Por ejemplo, en una carretera con límite de velocidad de 80km/h, un vehículo autónomo jamás excederá ese límite a no ser que se modifiquen sus parámetros predefinidos.

De todos modos, tampoco hay que olvidar que estos vehículos siguen en fase de pruebas y en constante evolución para adaptarse a todas las situaciones posibles. Y eso mismo es lo que han debido pensar en la Universidad de Michigan, que han creado toda una ciudad fantasma de 130.000 metros cuadrados a modo de simulador para que los fabricantes puedan probar en este entorno semireal sus vehículos antes de que circulen junto al resto de conductores y evitar así crear situaciones que puedan conllevar riesgo de accidente.
Esta ciudad a escala cuenta con edificios, carreteras, rotondas, carriles bici, aceras, bocas de riego, barreras de zonas en obras y un largo etcétera con la intención de poder recrear todas las situaciones a las que se deberá enfrentar el vehículo en la vida real. De hecho los responsables de su desarrollo afirman que 1 kilómetro recorrido en estas instalaciones equivale a 100 recorridos en una ciudad convencional, ya que en este simulador se concentran en poco espacio múltiples casuísticas que no siempren se encuentran circulando por vías
convencionales.

A pesar que estas instalaciones son relativamente recientes, Ford ha sido la primera en probarlas con su modelo Fusion Hybrid con las modificaciones pertinentes para que circulase de forma autónoma.


MODELOS ACTUALES Y PROTOTIPOS FUTUROS

En esta carrera por lanzar al mercado el primer vehiculo totalmente autónomo, ninguno de los fabricantes actuales quiere quedarse atrás y es difícil encontrar alguna marca que no esté realizando ensayos para dotar a sus vehículos de la tecnología necesaria para circular sin conductor. Google es la que parece ir en primera posición, ya que su flota de Lexus autónomos lleva ya 2,7 millones de km recorridos (según cifras de la empresa californiana).

Tesla con su Model S ofrece la posibilidad a sus clientes de instalar como extra la funcionalidad de "piloto automático" (aunque no sea lo mismo que un vehículo autónomo, ya que se limita a mantenerse en el carril en el que circula detectando las curvas y adaptando su velocidad, pero requiere de un conductor, ya que no es capaz por ejemplo de leer los semáforos). Otros como Nissan afirma que tendrá listo su coche autónomo en 2020. Ford también está trabajando en 

varios prototipos. Y no podemos olvidarnos de Citroën, ya que su C4 Grand Picasso ha sido el primer coche autónomo que ha circulado por España (recorriendo los 600 kilómetros que separan
las dos factorías del grupo PSA en Vigo y Madrid).

Tags:   #vehiculos autonomos,  #tecnologia,  
Conecta con Jose Luis Gonzalez

Artículos relacionados

Comentarios

Valoración:

0/5

Comentarios totales: 0

Desglose:

Excelente:
0
Muy bueno:
0
Regular:
0
Malo:
0
Pésimo:
0

Añadir comentario

Puntúa el artículo:  
0
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER ¡Recive Numerosas ofertas en tu zona y estate al dia de todas las noticias que te interesan!
Gracias por darte de alta
Quiero recibir INFORMACIÓN de:

NOTICIAS

 
 
 
 
 
 

OFERTAS

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
He leidio y acepto la Politica de Privacidad
SU EMAIL YA ESTA DADO DE ALTA
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información