Mantenimientos

La correa de distribución, ¿por qué es tan importante?

La correa de distribución es la responsable de que las partes móviles del motor trabajen de forma sincronizada. Te explicamos en este artículo por qué no se debe descuidar nunca su mantenimiento.

MOTOR
2832
Por Jose Luis Gonzalez en Mantenimientos
el  05  de  junio  2016

La correa de distribución transmite el movimiento del cigüenal directamente a los árboles de levas de forma que el accionamiento de las válvulas de admisión y escape esté sincronizado con el movimiento de los pistones. En algunos motores la correa de distribución también acciona otros elementos como la bomba de agua o la bomba de inyección de combustible en caso de que no sea electrónica.


Imagen

La correa de distribución es una banda de goma, con su cara exterior lisa y la interior dentada para acoplarse a las ruedas dentadas del cigüeñal y los árboles de levas. La parte lisa exterior es sobre la que ejercen fuerza varios rodillos tensores para que la correa esté siempre perfectamente acoplada a los piñones. También sobre esta parte lisa se suele acoplar la bomba de agua ya que aunque es necesario que gire, no tiene por qué hacerlo en perfecta sincronía con el cigüeñal.

El hecho de que la parte interior de la correa sea dentada es lo que permite la sincronización de los árboles de levas con el cigüeñal. Además se establece una relación de desmultiplicación de 1 : 2, es decir, que por cada giro completo del cigüeñal el árbol de levas gira la mitad. De esta manera se establece el movimiento de las válvulas de admisión y escape para cada una de las cuatro fases que se necesitan para la combustión (admisión, compresión, explosión y escape). 

Esta sincronización entre el cigüeñal y los árboles de levas es lo que se conoce como puesta a punto, puesta en fase o calado de la distribución. Básicamente a lo que se refiere es que cuando se coloca la correa de distribución, todos los elementos que van a ser accionados por ésta, deben encontrarse en una posición concreta. Si esta fase no se realiza correctamente, puede ocasionar varios problemas, desde pérdida de potencia del motor (en el mejor de los casos) hasta llegar a provocar una desicronización total entre el cigüeñal y el movimiento de las válvulas y que éstas choquen contra los pistones, doblándose o partiéndose o incluso llegar a romper el propio árbol de levas.

Para evitar que se puedan producir grandes averías por una mala instalación de la correa de distribución o porque ésta se rompa si no se ha sustituido a tiempo, existen los llamados "motores de no interferencia". En estos motores la carrera del pistón se detiene antes de llegar a golpear las válvulas aunque estén abiertas.

Imagen


¿Cada cuanto se debe cambiar la correa de distribución?

Imagen

Aunque a veces se da el caso de que la correa se rompe de manera imprevista, en la mayoría de los casos se puede evitar si se realiza su sustitución cuando lo indica el fabricante. 

Por lo general la vida de una correa de distribución ronda entre los  80.000 y los 120.000 kilómetros, aunque dependiendo del modelo de motor esa cifra puede verse reducida o incrementada. Hay que tener en cuenta que el kilometraje que marca el fabricante para la sustitución de la correa indica el máximo que no debemos exceder, pero si el uso del vehículo se realiza mayormente sobre ciudad, es recomendable acortar un 20% el kilometraje indicado. Esto se debe a que en trayectos urbanos la correa está en movimiento aunque el coche esté parado (en un semáforo o en un atasco, por ejemplo) y además el continuo arranca-para que se da en ciudad acelera el desgaste. Igualmente la conducción en climas exigentes muy calurosos, muy fríos, polvorientos o con mucha humedad acelera el desgaste de la correa y también es recomendable rebajar su kilometraje de uso un 20%.

Pero no se debe cambiar la correa atendiendo sólo al kilometraje, hay que recordar que la correa está compuesta de goma, y como tal con el paso del tiempo pierde propiedades y puede comenzar a deteriorarse. Por eso, el fabricante también suele indicar un tiempo máximo para el cambio de la correa. Si no existiera esta indicación, lo más recomendable sería sustituir la correa de distribución cada 5 años. 


¿Y qué hay de los motores con cadena de distribución?

Imagen

Aunque la mayoría de fabricantes recurren a distribución por correa, también hay motores que utilizan cadena. De hecho hasta los años ochenta prácticamente todos los motores utilizaban cadena. A partir de entonces se empezaron a usar las correas principalmente porque eran más silenciosas y tenían un peso más reducido, pero a día de hoy son muchos los fabricantes que siguen optando por la cadena de distribución. El funcionamiento es exactamente el mismo que el de una correa, pero en las cadenas al ser metálicas su intervalo de sustitución es mucho mayor, llegando a los 200.000 kilómetros sin problema. 

A pesar de que la cadena tiene mayor fiabilidad, hay que vigilar también sus tensores ya que trabajan sometidos a mayor esfuerzo y por tanto sufren más desgaste. Además las cadenas de distribución pueden estirarse si se acostumbra a llevar el motor alto de vueltas, lo que produce que la cadena pierda tensión y se vuelva más ruidosa, puediendo provocar una avería. 


Otras consideraciones

Cuando se sustituya la correa o cadena de distribución, no hay que olvidarse de que la bomba de agua suele estar accionada también por el movimiento de la correa, por lo que es recomendable sustituir la bomba de agua a la vez que la correa. Esto es porque la tensión de la propia correa hace que los retenes se desgasten y puedan tener holguras. Además la propia bomba de agua suele tener un precio bastante contenido en torno a unos 50 euros, pero lo realmente abultado de la factura será la mano de obra por lo poco accesible que es. Por tanto no merece la pena quererse ahorrar un poco de dinero y arriesgarse a volver antes de lo previsto al taller. 


El cambio de la correa de distribución más la bomba de agua y la mano de obra suele rondar entre 600 y 800 euros, aunque dependiendo del coche puede ser algo más barato o más caro. Sin embargo, retrasar la sustitución de la correa puede ocasionar las averías que hemos comentado y hacer que la reparación ascienda por encima de los 2.000 euros o incluso que no merezca la pena la reparación. 

Tags:   #motor,  #averias,  #mantenimientos,  
Conecta con Jose Luis Gonzalez

Artículos relacionados

Comentarios

Valoración:

0/5

Comentarios totales: 0

Desglose:

Excelente:
0
Muy bueno:
0
Regular:
0
Malo:
0
Pésimo:
0

Añadir comentario

Puntúa el artículo:  
0
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER ¡Recive Numerosas ofertas en tu zona y estate al dia de todas las noticias que te interesan!
Gracias por darte de alta
Quiero recibir INFORMACIÓN de:

NOTICIAS

 
 
 
 
 
 

OFERTAS

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
He leidio y acepto la Politica de Privacidad
SU EMAIL YA ESTA DADO DE ALTA
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información